Monday, January 14, 2008


CERTEZAS

Lo confieso:

me gustan esas tardes

en que hacemos

del gesto ciencia exacta

y del lenguaje un hijo a nuestra imagen.

Resucito en los juegos que inventamos,

clandestinos escapes

como los de los niños que se aburren en clase.

Me tienta el universo

que cabe en nuestros cuerpos.

Tan cierto

como que llueven ángeles

en algunos momentos.

(Imagen: Julia Margaret Cameron)

28 comments:

fgiucich said...

Esas tardes en que abrimos el baùl de los disfraces para iniciar la magia del juego guardado entre mascaritas de cartòn y seda. Esos momentos precisos, exactos, muy nuestros donde todo fluye como agua de càntaro. Hermoso escrito. Abrazos.

Sintagma in Blue said...

...siempre llueven.

Escriptorum54 said...

Y los ángeles tienen la piel de seda ....

FRAC said...

...y aunque no abundan, siempre encuentras alguno,

una tarde,

y sabes a ciencia cierta que es
"for ever"
.

Princesa Dariak said...

Llueven àngeles que nos elevan con sus alas cuando seguimos siendo niños...

Una recorrida por los cielos de los sueños y la fantasìa...
hasta Nunca Jamàs.

Abrazos de Luz!

Abril Lech said...

Quantum... da placer venir a espiar últimamente, huele a... ¿cómo lo llamo si arriesgo?

Decido no arriesgar esta vez y en cambio me voy con los ojos de la niña, no hay igual para Julia M. Cameron en sus fotografías, dicen tanto esos ojitos grandes...

¿Y si arriesgo?

Es que hay tanto clandestino, escapes, tentaciones y certezas juguetonas en este escrito que se cuela por mi monitor un intenso y envolvente aroma a...

Bueno, mejor no arriesgo. Mejor apenas me deleito.

El aroma es penetrante y llega hasta aquí. De verdad.

Ana di Zacco said...

Qué lindo dar fe del niño que llevamos dentro. Sólo él/ella sabe arriesgarse por el camino del corazón.

Ana di Zacco said...

PS: ultimamente voy bastante agobiada de tiempo (habia olvidado qué era eso) pero siempre recalo aquí en cuanto puedo.
Abracines poéticos, querida Qu-qu!

saudade said...

Yo también lo confieso, aunque me pille de muy cerca.

Un beso (:

La Palo-ma said...

"Por lo menos le queda ese poco de humor, ¿para qué? si una pasa buscando y perdiendo certezas"

un abrazo!

Rafa León said...

Tus versos, a parte del fondo lleno de magníficas imágenes poéticas, me resultan de una cadencia sublime, con esa combinación perfecta de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos (no es coba). Me recuerdan de algún modo a los de Josefa Parra que, sin duda, es una poeta sublime.

Abrazos.

Afrodita said...

Como niños...que lindos...jugar a las escondidas...Me encanta...la poesía y las escondidas!

artedesantiago said...

Leer esto es un lujo, me quedó la certeza de aquello.
Que bueno es venir, y encontrar colores, se agradece amiga
Un abrazo

Dédalus said...

A mí lo que me llueven aún en los oídos son tus palabras, Quantum. Bendita universo el que habitas en esas tardes. Gracias por compartir con nosotros uno de esos momentos.

Besos.

Robin said...

Estímulos y gestos, lluvias de ángel que no por inesperadas dejan de ser como luces en la niebla, como el juego inventado que recupera al niño.

Lo espontáneo nos une en los rincones propios y el resto del espacio, más allá de los propios sentidos, siempre sobra.
Y es superfluo lo ajeno en el momento del encuentro de dos motas de polvo pues
dentro de los límites de unos cuerpos y su halo inteligente se encuentra todo el infinito necesario.

Me alcanzas con tus poemas y pienso que es porque
siempre encuentro algo de mí en tus páginas…

Muchos besos de esa lluvia.

coco said...

Y llueven cántaros de agua salada sobre las camas.

matlop said...

QUE BELLEZA de texto!!


MUCHA LUZ
m:

anónimaux said...

el universo de nuestros cuerpos
que bonito.


llueven angeles?
como es la lluvia de un angel en la piel?


salu!

Mandarina azul said...

Querida Zipi, así, cuando estás como una niña aburrida en clase, todavía me gustas más.

Llover ángeles... qué cosas más bonitas piensas... es precioso.

Un fuerte abrazo. :)

LATIDOS URBANOS said...

Pasaba a saludarte y leer tus hermosos versos...

Un abrazo

FRAC said...

He visto tu foto a pie de blog. Me llama la atención la sutileza zigzagueante en el trazo de las nubes, similar al humo...

Una certeza: mi debilidad por los crepúsculos.
Ayer vi un juego de luces similar al de tu foto. Era al amanecer, desde mi casa, cuando un rojo intenso se colaba entre las ramas de los árboles.

La naturaleza habla también.
Un abrazo, y que tengas buen día!

meridiana said...

"y del lenguaje un hijo a nuestra imagen"

Claro, perdernos en esos senderos,
vacilar en medio del bosque. Nuestra grafía interna es una tentación, en el borde mismo
de la certeza. justo allí donde comienza otro juego peligroso el de la poesía (Pizarnik reloaded)

un texto con pasos sutiles

Saludos
Lilián

(j.g.) said...

la mímica de los gestos del amor nos devuelve niños. el otro se hace morada, lugar donde abrevar. los pequeños milagros del encuentro.

meridiana said...

Bellísimo Quantum, es tan mágico el momento que todos hemos disfrutado alguna vez, que como no sentir identificación con tu poema!
Me encantó

Vanesa Aldunate

Princesa Dariak said...

Saludos amiga!
Espero que estes bien.

abrazos de luz.

MaiI Imagine Photographers said...

Me ha encantado el texto, es muy bello..y en algunos momentos me ha hecho viajar hacía dentro.
La imagen es preciosa.
Mols petons

Afrodita said...

Me encanta...y es que hoy vivo dias que me trasportan a la inmadurez...y me gusta sentirme asi.

Hola! Hace dias que no se de ti, veo que te has despedido, pero que regresas....si alguna vez ouedes, ve a visitarme, y también quiero animar a alguien a que siga escribiendo, para lo cual necesito tu ayuda y la de quienes deseen pasar a ver en reyesmariposasyaceitunas.blogspot.com

râga said...

a veces me ha caído algún ángel del cielo...

dos besos!